Paper Tower
Conectarse

Recuperar mi contraseña


Últimos temas
» Regitro de Personajes Inventados
Lun Oct 17, 2011 10:06 am por Camile Uchida

» Novelas y Mas {Elite}
Jue Ago 04, 2011 3:18 am por Invitado

» {+18}Invasores en el tiempo{Normal}
Sáb Jul 23, 2011 10:07 am por Invitado

» Salzburg Seelen COMIENZA LA PRIMERA TRAMA {+18} - Normal
Jue Jun 30, 2011 6:12 am por Invitado

» SOMEBODY TO LOVE (RECIEN ABIERTO)AFILIACIÓN ELITE
Jue Jun 02, 2011 9:25 pm por Invitado

» Gakkou Hokubu (afiliación vip) FORO NUEVO
Miér Mayo 25, 2011 10:09 am por Invitado

» SOMEBODY TO LOVE (RECIEN ABIERTO)AFILIACIÓN ELITE
Vie Mayo 20, 2011 9:38 pm por Invitado

» Russian Roulette {Elite}
Dom Mayo 15, 2011 11:40 pm por Invitado

» The After Of Breaking Dawn {normal}
Dom Mayo 15, 2011 4:13 pm por Invitado


Haz click para enviar MP

Foros Hermanos






Elite
Por motivos de apariencia los afiliados Elite serán redimensionados a 100x40















































Stándart
Aquí

Este foro ha sido ideado y diseñado en su totalidad por Emi {©milkbooks} cualquier tipo de plagio o copia "derivada" será denunciada a Foroactivo; siempre y cuando no se llegue a acuerdo en una conversación. Agradecimiento y crédito a: WWW.DEVIANTART.COM WWW.HOLLOWART.COM WWW.HITSKIN.COM WWW.FOROACTIVO.COM

Licencia Creative Commons
No se permite utilización comercial, copias, ni trabajos derivados de esta obra.
Paper Tower ©2011

I'm Lawliet; Meredditte Lawliet #

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

I'm Lawliet; Meredditte Lawliet #

Mensaje por Meredditte L. Phorvish el Sáb Ene 22, 2011 1:16 pm

Datos personales

Nombre completo:
Meredditte Lawliet Phorvish.

Apodo:
Mered. Lawliet.

Edad:
Dieciséis años.

Fecha de nacimiento:
Diciembre veinticuatro.

Miembros de la familia:
Vicent Recocc Phorvish. Padre.
Audrey Ame Phorvish. Hermana mayor.

Locación:
Vanilla Skyland.

Mascota:
Spoiler:
Loivy. Aunque es de su hermana.

Novi@/atracción:

Datos físicos y psicológicos

Descripción física:
Spoiler:
Es una joven demasiado delgada y menuda, casi al punto de verse anoréxica, poseedora de formas delicadas que le hacen parecer una pequeña muñeca frágil e inocente.

Su piel es blanquecina y tersa, aunque sensible a la luz. Su rostro está cubierto de pecas que le dan un toque más tierno, pero no faltan unas más en sus hombros y pecho.

Su cabellera es pelirroja natural, la mayoría de las veces suelto y ocultando sus orejas, notándose en sus cejas, cuya forma le da un toque melancólico al rostro de la joven; hacen resaltar unos grandes ojos azules, que se vuelven más intensos de acuerdo a la posición del sol y el acercamiento del amanecer. Su nariz es pequeña y de un aspecto monoso, y sus labios delgados y rojizos.

Mide alrededor de 1, 55 y 1, 58; para su edad, su estatura ya no es tan promedio, pero al verla de lejos parece más alta, debido a sus piernas largas y estrechas.

Realmente me importa ser alta o bajita. Si soy así, ¿qué más da? A mí me agrada cómo soy… aunque a veces quisiera que no me preguntaran si me alimento adecuadamente. Mi hermana es alta, por mi padre, pero dicen que yo tengo la altura de mi madre. Me pregunto si es cierto.

Descripción psicológica:
Describir a Meredditte no es tan sencillo. Sus cambios constantes de personalidad le hacen parecer una persona que no muestra su verdadero ser, y su inseguridad no ayuda, pues no tiene la confianza para andar con las personas, con ninguna, a menos que sea su padre o su hermana quienes le acompañen; siempre está al pendiente de lo que sucede a su alrededor, y ve claramente lo que muchas personas no ven, así como lo huele, dándose cuenta rápidamente de que algo está ocurriendo.

No es algo especial. No tengo poderes. Simplemente, mi cuerpo se ha desarrollado a lo que ha necesitado, como a los sentidos que aún me quedan.

Si alguien que acaba de conocer a Meredditte, de su primera impresión, y la tuviera que describir, lo haría así: es una chica muy callada, que parece que te está ignorando; su mirada, a pesar de ser dulce, te da una sensación de frialdad que te cala por los huesos. Parece ser una buena niña, pero dudo que realmente lo sea. Quizá esté loca, no dice ni su nombre, y te mira sólo de reojo. Simplemente te deja con la palabra en la boca, y se va.

A muchos les ha pasado. No estoy loca, tampoco es que no sea “amable”; simplemente, no puedo hablar con las personas que no conozco… vaya, patética excusa. Pero algo es verdad: no puedo hablar con las personas que no conozco, porque ellas no saben hablar como yo lo sé hacer. No soy como ellos, y ellos no saben cómo soy.

Lawliet es una persona fría y dulce a la vez, por lo que las personas se llegan a confundir. Lawliet no te escucha, pero sí te entiende; a Lawliet sólo le basta verte y sentirte para saber que algo anda mal. Lawliet no le habla a nadie más sobre ti; tampoco escucha chismes. Simplemente, ella te mira, o bien te ignora, depende de cuán bien le haya agradado tu aroma.

Sí, Lawliet es una persona extraña. Eso ya lo saben todos.

Pero sabe que no es así. A pesar de su sarcasmo y su ironía, su frialdad y amabilidad, su forma directa de decir lo que quiere decir, le hace normal, pues son personalidades. A pesar de su agresividad y su jugueteo con su familia, a pesar de que sea una persona diferente (amigable, carismática) con su padre y hermana, le hace normal.

Ella sabe defender a los demás, y su agresividad le hace hacerlo a golpes. A pesar de que ella ignora la mayoría de las cosas sobre lo que la gente piensa sobre su persona, no lo ignora de quienes aprecia; ha ido a diferentes escuelas de combates, sabe manejar armas (tiene un gusto especial por las navajas), y se tiene que tener cuidado con ella si de problemas se trata.

Tampoco es agresiva en lo que cabe. Se relaja con facilidad, y se preocupa mucho por los demás; incluso, por sus enemigos. No tiene amigos, no fuera de su hogar.

Las personas se suelen aburrir con tanta lectura, así como se aburren de estar conmigo. Simplemente, ellas no saben las otras cualidades que tengo. Soy muy creativa, por ejemplo; imagino lo que me han de decir, imagino cómo se escuchará su voz e imagino cómo se escuchará cada cosa del ambiente. Imagino que existe un mundo nuevo, en donde pueda escuchar claramente, y me sumo a él, recordando cómo era antes. Soy un poco melancólica, pero sé que todo pasa por una razón. Soy más madura que muchos adultos, simplemente, no lo demuestro. No sé qué hubiesen hecho otros en mi situación.

Porque el mundo “real”, para Lawliet, se llama Silencio.


Historia

Mi vida ha sido como cualquier otra, aunque no en el sentido estricto de la palabra. Simplemente, no he tenido ningún tipo de emoción que sea apreciable. Mi vida ha sido aburrida.

Nací un veinticuatro de diciembre. Exactamente, Navidad.

Mis padres eran una bonita familia normal; mi madre era hermosa, mi padre es atractivo, y mi hermana incluso fue ganadora de un concurso de belleza. Quizá era lo único anormal que había, pues increíblemente toda mi familia era “perfecta”.

Yo sería la bendición de la familia, y qué mejor día para nacer.

Sin embargo, no fue así. Los médicos detectaron rápidamente cuál fue mi problema, al no escuchar un chillido por parte de mi garganta, a pesar de que pareciera estar produciéndolo.


Meredditte nació muda. Todo lo demás estaba intacto, pero por alguna razón que se desconoció (hubo varias teorías. La madre de Mered era fumadora, por lo que pudo haber sido una razón del mal desarrollo de Mered, explicaron), Meredditte -o más bien su cerebro- no tenía la capacidad de hacer que sus cuerdas vocales reaccionaran. Fuera de ello, se encontraba bien.

Su madre quedó mal de la cirugía que le hicieron para sacar a Meredditte de su vientre, y a los tres días murió. Fue una noticia muy triste, pero lo superaron.

No deseo que la Historia sea larga, así que iré al grano.

Viví normalmente. Podía escuchar, ver y entender perfectamente, por lo que el instituto no me fue difícil. Sólo no hablaba con nadie, no con sonidos; aprendí a escribir rápidamente, y de esa manera me entendían las personas. Ellas hablaban, y yo contestaba escribiendo.

Tuve buenas notas en el instituto. Digamos que mi vida era como la que cualquier madre desearía para su hija, o cualquier padre. Salía pocas veces con niñas de mi edad. Jamás me gustó jugar a las muñecas; me agradaba y agrada ver programas violentos, las guerras y las armas. Recuerdo que, en lugar de una muñeca, para mi cumple años pedía diferentes tipos de navajas. Santa traía mi regalo, que para mi desgracia era ropa.

Debido a mi afición por lo anterior mencionado, me inscribieron a diferentes cursos de combates y manejo de armas. Competí varias veces en diferentes zonas del país, una vez fui hasta China (¡China!), pero ese día perdí… pero fue una experiencia agradable.

Fuera de ello, todo era normal. Mi mudez no era un impedimento para mi… lo que vino después sí.


A los once años, el edificio en donde Mered practicaba Karate se cayó. Se derrumbó, las paredes se vinieron abajo. Mered no logró salir ilesa. Una parte de lo que se caía le dio en la cabeza, y la llevaron a urgencias al hospital.

No pudieron hacer mucho. Recuerdo que desperté, y de repente no escuchaba el llanto de mi hermana, ni a mi padre reclamar al doctor para que hiciera algún otro esfuerzo. Jamás los había visto tan desesperados.

Quedé sorda, y el doctor no puedo hacer nada para tratar de salvarme. Lo entendí. Me dio miedo, pero si muchas personas vivían de esa manera, yo podía hacerlo también.

Muchos institutos no me aceptaron. Tuvimos la suerte de encontrar un Centro Escolar en donde hubiera clases especiales para sordo-mudos, pero para ello no sé cuántas veces viajamos. Terminé allí lo que me quedaba de la primaria, y debido a que soy “muy inteligente”, pasé la secundaria y la preparatoria... de hecho no fue mucha la diferencia, pero no hemos encontrado ninguna universidad que me permita poder estudiar debido a mis “discapacidades” (que fea palabra, la detesto).

Vamos a probar suerte, mudándonos a un lugar algo lejano. Su nombre me recuerda a la vainilla, y a los pasteles, así que me da hambre. Dicen que es un bonito lugar.

Realmente no me interesa estudiar la universidad de manera oficial. Podría ir a alguna biblioteca y estudiar con los libros, porque sé leer, y sé escribir. Algunas personas piensan que los sordo-mudos no entendemos nada, pero eso es totalmente mentira. Yo he ideado mi propia forma de escuchar.


Vamos a acabar con algunos datos extras.

Mered desarrolló distintos gustos a lo largo de su vida. Uno de ellos fue la fotografía. Acaban de comprarle una cámara, y no duda en tomar fotografías a cualquier cosa que ve; le divierte mucho, más aún el ver a las personas sorprendidas por algún Flash.

No muchos se dan cuenta de que es sordo-muda, porque se ve como cualquier persona. No le agrada cuando lo saben y le tienen lástima.

Están pensando en una operación para que escuche, pero a Mered le dan miedo las agujas y las inyecciones, por lo que aún no confirma que lo desea.

Me gustan los pasteles, especialmente cuando parecen haber sido sumergidos en leche. Me agrada sentir la textura.

Los colores los veo más nítidos, al igual que los cambios en el ambiente. Los olores me llegan fácilmente y de una forma aterradora, incluso sé cuándo una mujer… bueno, ya sabrán; por ello, me suelo alejar.

Acostumbro a cargar siempre con una mochila en donde hay una libreta, lápices, plumas, gomas, y sacapuntas. Algunas veces colores. Ahí también llevo mi cámara y quizá un libro pequeño. Es una forma fácil para comunicarme el escribir, pero últimamente no utilizo ese recurso, no con tanta frecuencia como antes. Me agrada dibujar y pintar sobre lienzo; no soy buena, pero me gusta.


Meredditte acostumbra también a imaginar cada sonido de lo que mira. Ella cree que no tiene una “discapacidad”, sino más bien una bendición; sabe que así se conoce al mundo, y hay veces en las que piensa Me alegra que no pueda escuchar.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.